Blanqueamiento de corales, un recordatorio de nuestra responsabilidad con los océanos.

Noticias
Compartir
DSC_3920.jpg
©Ricardo Ahumada

El bienestar de los corales está intrínsecamente vinculado al bienestar general de los océanos y, por ende, al equilibrio de nuestro planeta.

Ellos, los corales. Confunden a incautos y enamoran a los conocedores de los océanos, pero para aclarar esto, es necesario partir de que los corales son animales que suelen ser confundidos con algún tipo de alga o de roca, porque no se mueven. A esa condición se le conoce como animal sésil, desde su vida temprana se adhiere a un sustrato y de ahí no se vuelve a mover, pero empieza a crecer.

 “El coral es un animal que vive en una relación simbiótica, es decir, no está solo, sino que se asocia con un alga que le va a transferir nutrientes y diferentes tipos de azúcar, con este aporte nutricional el coral es capaz de formar su esqueleto de carbonato y crecer año tras año”, afirma Alexandra Hernández, bióloga marina, investigadora científica en el Oceanario de las Islas del Rosario.

La bióloga marina explica que cuando el coral es afectado por algún tipo de estrés ambiental o biológico como el aumento de la temperatura del agua de los océanos, el aporte de agua dulce, las enfermedades por algún tipo de patógeno que se encuentre en el agua, hacen que estas algas produzcan sustancias que el coral no recibe de buena manera y se empieza a estresar. Lo que libera el alga que es lo que le da el color al coral.

El director de Sostenibilidad y recursos marinos y pesqueros del programa Océanos de Conservación Internacional Colombia, Juan Pablo Caldas cuenta que el blanqueamiento de corales, “Es un fenómeno que se presenta cuando la temperatura del agua del mar se incrementa y se prolonga considerablemente y las algas, que viven de manera simbiótica con los corales se expulsan y es ahí cuando el coral pierde la coloración y se interrumpe la nutrición primaria. El riesgo que existe con este fenómeno es que el coral se puede morir si se prolonga este tiempo viviendo sin sus algas”.

¿Qué estamos haciendo?

Desde Conservación Internacional se viene haciendo una tarea muy importante de la que nos cuenta Marco Garzón, consultor y experto local para el área del parque nacional natural Tayrona del Proyecto Un millón de Corales por Colombia, “las comunidades locales se están entrenando en poder identificar estas amenazas y emitir alertas. Tener una capacidad instalada en las comunidades y un entrenamiento conceptual en las personas permite  desarrollar un criterio que genere y proponga acciones inmediatas para fortalecer las medidas de manejo y además sus ideas son tenidas en cuenta, y de esta manera entender cuáles son los impactos y saber cómo podemos manejarlos hoy. El calentamiento global es un hecho y va a seguirlo siendo, por lo tanto, es importante seguir creando un vínculo en las comunidades que dependen en gran medida de los arrecifes coralinos”.

 

El proyecto 'Un Millón de Corales por Colombia', una iniciativa poderosa liderada por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, en colaboración con Conservación Internacional Colombia, Autoridades Ambientales Regionales y Parques Nacionales Naturales de Colombia. Este proyecto está restaurando los arrecifes de coral en 12 áreas estratégicas del país, a la fecha lleva 830.000 fragmentos de coral cultivados, más de 200.000 corales trasplantados, más de 150 personas de las comunidades hacen parte del proyecto, miembros de la sociedad civil y autoridades ambientales competentes capacitados como jardineros de corales.

El aporte de esta iniciativa a los procesos de restauración de corales, “Cuando tenemos fragmentos en guarderías podemos tomar acciones como reubicar estas estructuras a mayores profundidades donde el agua es un poco más fría y disminuir el impacto del aumento de la temperatura. En restauración hemos encontrando colonias donantes que han mostrado ser más resistentes al blanqueamiento, por lo tanto, son las que estamos priorizando para la restauración del ecosistema y aportar sobre la recuperación”, resalta el director de Sostenibilidad y recursos marinos y pesqueros del programa Océanos de CI, Juan Pablo Caldas.

Para la bióloga marina, investigadora científica en el Oceanario de las Islas del Rosario, Alexandra Hernández, “Hay que involucrarse, entender la problemática, reducir nuestro consumo irresponsable de ciertas cosas, bajar nuestra huella de carbono, con estos estamos haciendo no solo un bien a nosotros mismos sino a los demás y a los animales. Es muy importante hacer y apoyar un turismo responsable. EL oxígeno que respiramos, el 70 % nos lo brinda todas las interacciones que se dan en los océanos”.

Los corales son muy importantes porque a nivel de factores físicos brindan protección a las áreas costeras, protegen de oleajes, tormentas, tsunamis, ayudan a reducir estos movimientos del mar. De los corales se han aislado muchos tipos de sustancias que ayudan a contrarrestar enfermedades.  Aportan significativamente con la seguridad alimentaria de zonas costeras y centros urbanos. Además, son atractivos para actividades ecológicas como el turismo, el buceo recreativo, actividades de careteo, en Colombia en San Andrés isla, Santa Marta, Cartagena, y el pacífico cuentan con actividades de buceo asociado al arrecife de coral, y determinantes para las personas que viven de la pesca, todo esto aporta directamente a la economía. 

La invitación es a que todos aportemos a su cuidado, el arrecife de coral es considerado un ecosistema estratégico para el mundo porque es fundamental para la biodiversidad marina, alberga al menos una cuarta parte de la vida marina.

En cuanto a educación y conciencia pública es necesario despertar la conciencia sobre la urgencia que enfrentamos, es crucial difundir información sobre el blanqueamiento de corales y sus ramificaciones. La educación ambiental y la sensibilización pública pueden movilizar a las personas hacia acciones individuales y colectivas que promuevan la sostenibilidad y la conservación.

El blanqueamiento de corales es un punto de entrada valioso para discutir temas más amplios relacionados con la crisis climática y la necesidad apremiante de cuidar nuestro planeta. Al comprender y abordar estos problemas, podemos contribuir a un cambio positivo hacia un futuro más sostenible y equitativo.

La urgencia de abordar estos problemas es crucial para garantizar la supervivencia y la salud a largo plazo de estos valiosos ecosistemas.

 

Contenido relacionado

  • WhatsApp Image 2024-02-06 at 5.25.05 PM.jpeg
    ©Luis Alejandro Hernández

    Socialización Pacto HYLEA a nuevos mandatarios municipales del departamento del Huila

    En el municipio de Neiva, departamento del Huila, se lleva a cabo el encuentro de socialización del Pacto Hylea - Corredor Andino Amazónico, por parte de la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena -CAM-, IDH y Conservación Internacional Colombia, a 10 de los 15 alcaldes de los municipios en donde el programa hace presencia.

  • WhatsApp Image 2024-02-02 at 3.17.47 PM.jpeg
    ©Luis Alejandro Hernández

    Cacao orgánico de la Amazonía colombiana libre de deforestación, exportará con éxito a Europa

    Durante los últimos tres años, Conservación Internacional Colombia ha establecido colaboraciones significativas a través de la Alianza Naturamazonas, desplegando sus esfuerzos en los departamentos de Cauca, Caquetá y Putumayo. En este contexto, se han formalizado acuerdos estratégicos de cooperación con la reconocida empresa chocolatera francesa KAOKA, destacada por su dedicación a la producción y comercialización de chocolate orgánico bajo los principios del comercio justo y promoviendo la sostenibilidad en algunas de las áreas biológicamente más estratégicas en el mundo.

  • Bangsia melanochlamys - Black-and-gold Tanager.jpg
    ©Fundación ProAves

    Un hito para la conservación: La Reserva ProAves Las Tángaras, es declarada como Parque Natural Regional en el Chocó

    El sueño de continuar protegiendo los ecosistemas claves y la biodiversidad de Colombia se sigue haciendo realidad, la Reserva ProAves Las Tángaras ha sido declarada como Parque Natural Regional por la Corporación Autónoma Regional para el Desarrollo Sostenible del Chocó, CODECHOCÓ, siendo la primera protección terrestre estricta creada en 37 años en este Departamento.